Infinita, Ecija

Granados Palacio Boutique hotel en Ecija, no es solo un palacio del siglo XVIII decorado con muebles y obras de arte de época, donde brindamos una amplia gama de servicios de alta calidad, sino que la ciudad que lo acoge es uno de los grandes tesoros patrimoniales y culturales de Andalucia.

hotel palacio granados ecija diario granados
Acceso al Hotel Boutique

Écija, conocida de forma coloquial como la ciudad de la torres, realmente es un diamante para los amantes de la historia y del arte, es de esas ciudades que te asombran y te cautivan, de las que jamas dejas de sorprenderte cuando miras a cualquiera de sus rincones, resultando ser infinitamente inspiradora pues la belleza de sus casi mil edificios protegidos, no ha pasado desapercibida para grandes artistas del pasado y del presente resultando ser, en muchos casos, una de sus mejores musas. 

Once torres y Catorce Espadañas acompañan a un sin fin de Iglesias, casas señoriales y palacios impresionantes tanto en el exterior como en su interior algunos conocidos por tener el balcón mas grande del mundo, haciendo de la ciudad uno de los cascos históricos más importantes de España, que bien le ha servido, para ser reconocida como la ciudad mas representativa del famoso y exuberante barroco andaluz.

Pero Ecija no es solo que esta en su superficie, es también lo que esconde en su subsuelo, tres mil años de historia bajos pies mientras caminas por su estrechas calles, muchas de trazados incoherentes y sinuosos, pero tan bellas como lo fueron cuando los musulmanes las construyeron.

Desde los Iberos-turdetanos, hasta los romanos, (que fundaron aqui una de las ciudades romanas más importantes de la hispania, la famosa Ástigi y que fue el principal centro de producción y exportación del oro liquido del imperio, el aceite de oliva,  casi nada.) dejaron su huella en la ciudad. 

Mosaicos que parecen casi obras pictóricas, templos y lujosas domus romanas, que tuvo la suerte de contemplar en su apogeo, esa joven amazona, única en el mundo, que con su mirada perdida, parece recordar aquellos momentos de manera constante, y que ahora es su belleza la contemplada por todos en el magnifico museo arqueológico de Ecija.

Pero lo más, lo mejor, lo impresionante, ese Real Alcazar….. que en su día fue gemelo de la Alhambra de Granada,  y en la actualidad es un parque arqueológico donde sin cerrar los ojos eres capaz de transportarte al pasado, es como estar en la Astigi Romana, sus viviendas, sus estucos, que mas decir, es la Pompeya española, y tan solo a solo unos metros de nuestro Hotel en Ecija.

Romanos, Arabes, Cristianos, todos dejaron su huella en la gastronomía Ecijana, no solo en sus platos, también en un saber hacer; espinacas labradas, Mazamorra (el origen del famoso salmorejo), rabo de toro, flamenquines y San Jacobos, acompañan a las buenas chacinas de la tierra, y dejan quererse por la cocina moderna siendo ellos tan tradicionales.

El Aceite, ese aceite de oliva virgen extra, dos mil años de experiencia dan para mucho y sobre todo para tener hoy en día uno de los aceites de oliva más premiados del mundo, 1948 Oleum, el mismo que baña nuestros molletes ecijanos en los magníficos desayunos en nuestro patio de columnas.

Molletes ecijanos, que decir de ellos que no hayan dicho ya los mejores gastrónomos del mundo, que los describen como los auténticos, los únicos que conservan la receta original y sobre todo los mas sabrosos.

Y si entre visita y visita, necesita descansar, recuerde que en nuestro hotel en Ecija, vivirá la experiencia ser uno de los miles de moradores que desde el siglo XV han pasado por el y por lo tanto seguirás respirando historia, en cada una de sus paredes, habitaciones y pasillos pero sobre encontrara paz, mucha paz.

Seguramente en un fin de semana no sea capaz de descubrir la ciudad, pero será el aperitivo para su próxima visita, esa que planeara, cuando llegue a casa y se acuerde de  como comenzó su visita a Ecija en nuestro patio barroco tomando una de las especialidades de cafe nespresso, o la que incluso ya la planeo, tumbado en la confortable cama de nuestro hotel, en esa charla nocturna con su pareja, comentando por supuesto, la suerte de haber descubierto una de la ciudades mas bonitas de España.